Condón femenino: cómo usar

condon-preservativo-femenino

Para que mantengas relaciones sexuales con seguridad también existe el condón femenino, que puedes utilizar si tú o tu pareja tiene alergia al látex, por ejemplo, con el que están fabricados muchos de los condones masculinos.

Igualmente es un método de barrera útil que te evita poder sufrir Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) o embarazos no deseados. A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el preservativo femenino para que lo utilices adecuadamente y puedas beneficiarte de sus ventajas.

El preservativo femenino y cómo utilizarlo

En cualquier farmacia cerca de tu casa puedes comprar el preservativo femenino, un excelente método anticonceptivo fabricado de plástico poliuretano o nitrilo. Su precio medio ronda los dos euros y se comercializan en cajas de tres unidades, con la marca Femidorn como la más popular.

Cada uno de ellos es una funda transparente con dos anillos flexibles en ambos extremos, uno interior o cerrado y otro exterior o abierto. El primero debes introducirlo en tu vagina, mientras el segundo debe permanecer fuera de ella en su momento de uso.

El tamaño del condón femenino es algo mayor que el masculino, pero guardan cierta relación de aspecto. Eso sí, nunca debes usar ambos preservativos juntos, ya que podrían romperse. Por tanto, o uno u otro.

Si decides ser tú quien tome la precaución, te recomendamos colocar el preservativo de la siguiente manera:

– Abre delicadamente el producto y busca el anillo cerrado para introducirlo con cuidado en el cuello uterino.

– Dobla ese extremo formando un ocho. Con tus dedos pulgar e índice, no te resultará difícil, siempre adoptando una posición cómoda con tus piernas bien abiertas.

– Acomoda bien la parte exterior del condón y estará listo para ser utilizado. Guía el pene de tu pareja hacia el centro del preservativo y disfruta hasta la eyaculación, momento en el que deberás quitarlo tras la retirada del miembro masculino.

Para ello, retuerce varias veces la parte externa del condón para asegurarte de que todo el semen queda encerrado. Tira cuidadosamente hacia fuera y después, deposítalo en la basura. Recuerda que no puedes reutilizarlo ni tirarlo por el WC.

Ventajas frente al condón masculino

El preservativo masculino, por su parte, se coloca en el pene una vez está erecto, con un suave pellizco en la parte cerrada. Se va estirando hasta el final del miembro y listo. Tras salir el semen, se retira. El uso del condón femenino conlleva ciertas ventajas frente al condón masculino, ya que no causa irritación ni alergias y puedes combinarlo con gel anticonceptivo para que su uso resulte más placentero.

A su vez, el condón femenino es más resistente, inodoro y contiene lubricación. Su eficacia es del 95 % y ofrece la posibilidad de que te protejas tú misma para mantener sexo seguro y consentido. También puedes llevar puesto el preservativo femenino 4 horas antes de las relaciones sexuales.¡Recuerda cumplir con esto para evitarte problemas!

Ir arriba