Adolescencia y relaciones sexuales.

condon-preservativo-femenino

No siempre es sencillo decidir cuándo ha llegado el momento de tener relaciones sexuales. Aunque de lo que no hay duda es de que una vez has decidido que ha llegado el momento, debes hacer uso de un método anticonceptivo y que idealmente debe ser de tipo barrera como son el preservativo masculino o el condón femenino.

¿Qué tipos de anticonceptivos existen y cuál es la eficacia de cada uno de ellos?

Los anticonceptivos que realmente funcionan pueden dividirse en tres tipos: los métodos hormonales, el dispositivo intrauterino y los métodos de barrera. Es muy difícil contar con un 100 % de protección, pero te mostraremos el porcentaje de efectividad de cada uno de ellos.

Métodos hormonales

Este tipo de métodos se valen de las hormonas para evitar los embarazos no deseados, tienen entre un 88 y un 94 % de efectividad y debes tener claro que no te protegerán contra las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). ¿Cuáles son los que se engloban aquí?

1. Implante subcutáneo: se introduce debajo de la piel del brazo, su efecto dura 3 años y su efectividad es mayor que la del resto con un 99 %.

2. Inyección anticonceptiva, la cual se administra cada 3 meses.

3. Anillo vaginal de plástico que se coloca en la parte superior de la vagina, donde se mantiene durante 21 días (sacándolo luego otros 7).

4. Parche cutáneo: se cambia de forma semanal y se usa durante 3 semanas y posteriormente una de descanso sin el parche.

5. Píldoras anticonceptivas, que se toman de manera diaria y siempre a la misma hora.

Para los métodos anticonceptivos hormonales debes ir antes a tu ginecólogo para que te examine y te prescriba el que más se ajuste a tu fisiología y tus necesidades.

Dispositivo intrauterino

Dispositivo Intrauterino

Un ginecólogo te introducirá este pequeño dispositivo con forma de T dentro del útero y, simplemente con eso, no podrás quedar embarazada.

Si utilizas este método debes tener en cuenta dos cosas importantes: la primera es que no te protegerá de las diferentes ETS que puedan contraerse, y la segunda es que es uno de los más eficaces, pues existe menos de un embarazo por cada 100 mujeres que lo utilizan.

Existen varios tipos de DIU, el más utilizado es el hormonal. En algunas pacientes el DIU puede producir menstruaciones irregulares y disminución del “apetito sexual”.

En el caso de tener un dispositivo intrauterino tendrás que pasar revisiones anuales.

Métodos de barrera

Este tipo de métodos no permiten a los espermatozoides llegar hasta el óvulo y, mucho menos, fecundarlo. Tienen alrededor de un 82% de efectividad y si se utilizan correctamente llegan al 95%.

¿Cuáles son los distintos métodos de barrera que existen?

1. Diafragma: es un dispositivo ajustable de látex que un profesional colocará dentro de tu vagina y que tiene una efectividad entre un 88 y un 94 %. Debe utilizarse junto con un espermicida y mantenerse en la vagina al menos 6 horas tras el acto sexual pero no más de 24. El diafragma no protege de las ETS.

Hand of woman showing model of human penis and pessary isolated on white background

2. Capuchón cervical: muy similar al diafragma pero puedes llevarlo puesto hasta 48 horas. Al igual que el diafragma no protege de la enfermedades de transmisión sexual.

3. Esponja: es un dispositivo hecho de espuma y cubierto con espermicida que puedes colocarte tú misma en la vagina y llevar hasta un máximo de 30 horas. No protege de las ETS.

4. Condón masculino y condón femenino: son los más conocidos y los únicos que te protegerán de las temidas enfermedades de transmisión sexual, por lo que puedes utilizarlos como complemento de otros métodos anticonceptivos.

El masculino se coloca sobre el pene en erección y el preservativo femenino introduciendo en la vagina el anillo interior tanto como puedas y dejando fuera el exterior alrededor de una pulgada. Utilizar lubricante hecho a base de agua te ayudará a reducir las probabilidades de rotura de los mismos.

5. Espermicidas: estas sustancias se colocan en la zona vaginal para que los espermatozoides queden inactivos, aunque es el método menos eficaz de los mencionados.

Anticonceptivos de emergencia

Este tipo de anticonceptivos de emergencia se utilizan en aquellos casos en los que has tenido relaciones sexuales sin utilizar ningún método de protección (por ejemplo, si has sido violada) o si, por cualquier razón, el método que has utilizado no ha funcionado (por ejemplo, si se rompió el preservativo). ¿Cuáles son?

– Dispositivo intrauterino de cobre, del que ya hemos hablado anteriormente.

– Píldoras anticonceptivas de emergencia, que podrás encontrar de 3 diferentes tipos, pero lo mejor es que te dejes aconsejar por un especialista.

Los padres y tu espacio

Una buena comunicación con tus padres es básica en todos los aspectos de tu vida, pues están ahí para ayudarte a decidir siempre lo que es mejor para ti. Recuerda, ellos ya han pasado por lo mismo que tú.

En el ámbito sexual también es así. Aunque si no quieres que sepan lo que te está sucediendo, recuerda que únicamente debes solicitar a tu médico que mantenga la confidencialidad de cualquier tema que habléis en la consulta.

¿Cómo debes plantearte una conversación con tu pareja?

Por último, es necesario que sepas que la comunicación con tu pareja es esencial, y eso no es negociable. Las relaciones sexuales son algo que sucede entre dos personas, y ambos debéis estar igual de cómodos.

No seas tímida, habla con tu pareja de todo aquello que te preocupa y, sobre todo, no te sientas forzada o presionada a hacer cualquier cosa.

El momento de tener relaciones sexuales es algo que no se puede forzar y debe llevar sus tiempos. Pero el uso de condón o de cualquier tipo de anticonceptivo es fundamental tanto para cuidar tu salud como la de tu pareja.

No lo olvides, toma tus precauciones con métodos barrera que previenen de las ETS y disfruta de un sexo seguro.

Ir arriba